MAUSOLEO MEMORIAL
DIGNIDAD

2019-2022
Cementerio General
Santiago de Chile




Mausoleo Dignidad es una iniciativa de la Fundación Gente de la Calle. Tiene como objetivo proveer unidades funerarias y un espacio de memoria a la gente que murió viviendo en situación de calle en Santiago de Chile —el primero de su tipo en Latinoamérica.







Ante la imposibilidad de adquirir un sitio convencional, de tierra, ni siquiera en el sector norte del complejo, los arquitectos sugirieron hacer el mausoleo sobre una estructura existente para evitar el cobro del costo de suelo.

El proyecto rehabilita una calle elevada abandonada de 100 metros de largo en el límite noroeste del Cementerio, mirando hacia el horizonte urbano de esta capital. Esta metáfora de una la durísima condición urbana —en donde estas personas sin casa pasaron sus últimos días— contrasta con la adición de un liviano techo metálico, el que sombrea y permite que este espacio se convierta en un lugar de contemplación y descanso en un extenso complejo funerario que carece de este equipamiento básico. Calle y techo.




Evitando cualquier demolición del edificio existente, dos filas paralelas y enfrentadas de columbarios también funcionan como bancas para los vivos, sumando 372 unidades disponibles.

Los paramentos verticales del nuevo techo abrazan las ménsulas queseasoman del pabellón original. La sección de todos los elementos es la misma (40x40x3mm) para una mayor economía en la compra de materiales. El material seleccionado para cubierta es el más corriente en el mercado nacional, el aluminio cincado ondulado de 3.5mm de espesor. Se usó el color negro por su alusión a la muerte en la cultura occidental, como también para contrastar con la textura y capas de historia acumulada sobre el pabellón de tumbas preexistente.





El Cementerio tiene definido por ley no ocupar más del 70% de sus 84 hectáreas, dejando el 30% restante para áreas verdes y circulaciones. Hoy ya ha saturado esa cuota y se ve en la obligación de encontrar alternativas para poder seguir sirviendo su vocación de campo funerario público, con unidades a precio accesible para la mayoría de la población.

En este sentido, cabe destacar que es la primera vez que este complejo ha crecido verticalmente sobre tumbas existentes, proponiendo una buena alternativa para esta ciudad de los muertos que hoy tiene muchas complicaciones para construir nuevas unidades funerarias. Interesantemente, las lecciones de la vida y muerte en la calle sirven para mejorar las condiciones funerarias de la población general.


Diseño :
Diego Grass
Thomas Batzenschlager
José Hassi
Joaquín Serrano
Emile Straub

Colaboradores :
Fundación Gente de la Calle
Escuela de Arquitectura UC
Cementerio General de Santiago

Fotografías :
GRASS+BATZ
José Hassi

Construcción :
Constructora NEVE

Estructura :
David Quezada

Investigación :
Francisca Amenábar
Roció Gómez
Francisca Vargas